lunes, 30 de octubre de 2017

D. N. I. (Definición Nítidamente Indefinida)


Soy un tipo con suerte: todos los días, en cualquier circunstancia, en toda situación, dudo. Dudo hasta cuando estoy seguro de algo y es de lo único de lo que estoy seguro, de mi compromiso con la duda.

Hace unos años, felizmente superados, afrontaba la vida rezumando seguridad, todo lo sabía y ejercía ese magisterio con generosidad, con la certeza del beneficio que mi sabiduría aportaría al devenir de la humanidad. Ya no.

Tampoco es una reacción enfermiza, no creas; sé que amanece cada día del mismo modo que soy consciente de que anochecerá; que, así como nacimos, moriremos y que respirar a cada poco es necesario.

Me importa que te importe, que me tengas en cuenta tal y como yo hago contigo, que tu influencia me mejore como ser humano y, confío, la mía contribuya algo a la hora de construir un mundo mejor.

Todo lo demás invita a pensar; quiénes son los buenos y quiénes los malos, suponiendo que el bien y el mal existan o, quizá, solo sean el reflejo llevado al extremo de lo que nos han enseñado en la infancia.

Creo que soy buen tío y me gusta estar rodeado de gente que parece mejor que yo; vivir en sociedad implica relacionarse con todo el mundo pero, pudiendo equivocarme, aparto de mi lado a quien lejos de sumar, resta.

Podré acertar o podré equivocarme, podré gustar o disgustar, intentaré transmitir buen rollo aunque, como todo el mundo, tenga mis días malos;  pero procuraré seguir una premisa: No hacer daño.

Cuando me toque dejar el sitio a otro, deseo ser recordado por lo que hice, lo que creé y la huella que hubiera dejado en los demás pero, siempre, invitando a la sonrisa. Para sufrir ya nos zarandean de sobra por ahí fuera.



1 comentario:

EN LA GUARIDA CON FRANA dijo...

No soy muy de comentar por aquí, básicamente vaguería es más trabajoso.
Con los años solo puedo agradecerte las risas que con sutil desarrollo neuronal has ido compartiendo.
Un abrazo amigo.